¿Cuál le va mejor a mi hogar?🏠

Las cortinas han sido por largo tiempo una de las opciones más convencionales y clásicas en muchos hogares,  sin embargo, en los últimos años, las persianas han ganado popularidad, observándose en distintos espacios, gracias a su versatilidad y funcionalidad. Qué prefiere: ¿cortinas o persianas? Cada una ofrece ventajas así como: colores, diseños y estampados que se adecuan a sus habitaciones y gustos.

Cortinas o persianas: Consideraciones antes de comprarlas

Algunos de los elementos que pueden ayudar a determinar la mejor alternativa para elegir entre cortinas o persianas, están relacionados con el lugar donde viva, las preferencias estéticas, las medidas y el propósito que se tenga.

  • Por ejemplo, las persianas se recomiendan para hogares con una decoración simple o minimalista, mientras, que las cortinas son para los que desean una apariencia más lujosa, al igual, que permiten utilizar el mismo material en todas las habitaciones de la casa e incluso, ofrece la posibilidad de hacerlo coincidir con otras partes de la decoración, como los cojines.
  • En un espacio como la cocina se busca sacar provecho de la luz natural y las cortinas podrían ser unas buenas aliadas, siempre y cuando se tenga extractor o ventilación adecuada, porque de lo contrario, se ensuciarán frecuente. En este sentido, las persianas son más sencillas de limpiar por sus materiales, logrando resistir a las exigencias de esa área y además se pueden ajustar fácilmente a la decoración y estilo del lugar.
  • En las áreas abiertas, es común que se quiera controlar la cantidad de luz exterior que entra a las habitaciones, por lo que las persianas se convierten en la selección más inteligente, ya que son ideales para tener privacidad y bloquear la luz tanto para períodos largos como cortos, dependiendo de como usted quiera regularla.
  • Si las habitaciones de su residencia son reducidas, las cortinas pueden añadir profundidad y altura, si se instala el soporte de la cortina a unos centímetros por debajo del techo, dando una sensación de amplitud y calidez propia de las cortinas.

Tipos de cortinas:

  • Cortineros de rieles: Son las cortinas clásicas en las cuales la tela se sujeta mediante ganchos a un herraje de metal que se maneja a través de un sistema de cuerdas que están ubicados a los lados.
  • Cortineros de barras: Es práctica gracias a la sencillez del sistema e instalación. Está compuesta por una barra -como su nombre lo indica- de la cual cuelga la cortina, a la que previamente se le realizaron orificios en los cuales colocar argollas.
  • Cortinero de tensores: Es novedoso y ha ido ganando seguidores, consiste en un cable de acero tensado del cual se cuelga la tela por medio de ganchos o argollas. La cortina debe ser liviana y simple porque el peso puede producir limitaciones.
  • Cortinas romanas: En ambientes modernos se ven muy bien, integrado por un panel de tela liso que se va plegando verticalmente hacia arriba. Cuando se abren completamente se dispone de todo el esplendor de la ventana.
  • Cortinas de rodillo o pantalla enrollable: Estas consisten en un panel, ya sea de tela o de materiales plásticos lisos, que gracias a un rodillo que está ubicado en la parte superior y con características giratorias, se enrolla o desenrolla hasta de forma automática.

Tipos de persianas:

  • Persianas venecianas: Están hechas de láminas de distintos materiales como PVC, madera o aluminio, dispuestas en forma horizontal que dependiendo de la inclinación se controla el paso de la luz aunque la habitación no queda completamente oscura.
  • Persianas verticales: Funcionan de la misma manera que las venecianas pero verticalmente. No protege ante las inclemencias del clima.
  • Persianas plegables (verticales y horizontales): Con estas persianas si se puede bloquear totalmente el paso de la luz aunque presenta un inconveniente, con el paso del tiempo el mecanismo se va deteriorando en las juntas y en el giro producto de uso constante.